3 errores que debes evitar para que tu inversión de márketing sea rentable

En los últimos días, por distintos motivos he acabado hablando con distintas personas de las implicaciones de invertir en publicidad, y es que no sólo sirve con pagar y ya está, hay que hacerlo con cabeza.

¿Inversión en márketing?

Como sabes,  hubo un tiempo que me dediqué a la venta de seguros, uno de los «problemas» que encontré fue ¿Cómo hago para que las personas sepan que vendo seguros y que puedo ayudarles a conseguir el mejor precio y la mayor cobertura?

Una de las ideas que pasó por mi mente fue el invertir en publicidad por Internet.

Pero sabes que eso de «gastar»… no va mucho conmigo. (por eso soy más de eficiencia que de eficacia, porque la eficiencia es lograr los objetivos al menor coste posible). Y, aunque aún no lo he decidido del todo, si tengo muy claro cómo debo enfocarlo para que cada céntimo cuente. Por eso he decidido hacer esta lista de 5 errores que debes evitar a la hora de realizar una inversión en márketing, espero que te sirva.

1. Enlazar cualquier cosa

Jacques-Louis David - The Emperor Napoleon in His Study at the Tuileries - Google Art Project.jpg
En Wikipedia, la información completa sobre Ajaccio está a un sólo clic del artículo de Napoleón ¿Tu información respecto a tu anuncio por Internet es igual de accesible?

Plataformas como Facebook o Google te lo ponen muy fácil, provees un enlace (el que te de la gana), un título, un texto, a veces una foto… y lo más importante (para ellos): la cantidad de dinero que quieres gastar y ¡Venga! ya tienes una campaña en Internet pero ¿Funcionará?

Probablemente no, para eso existen las landing pages en el mundo del márketing por Internet. Imagina que lo que quieres es vender un nuevo producto de tu empresa. ¿Qué enlace crees que tendría mejor resultado? A) La portada de la web de tu empresa, para que la conozcan bien antes de comprar B) La sección de la página donde se habla del producto.

Pues es la B, porque si el usuario entra a la portada de tu página igual se pierde y nunca llega a conocer tu fantástico nuevo producto. En diseño web, cuando el usuario tiene que dar más de un clic (y el clic en el anuncio cuenta) para llegar a la información, la página está mal diseñada.

¿Por qué páginas como Wikipedia tienen tanto volumen de visitas? Porque tienen la información al alcance de un clic. Te voy a poner un ejemplo: Imagina que entras en el artículo sobre Napoleón, si quiero saber más sobre Ajaccio, la ciudad en la que nació, pincho en el enlace y estoy en un artículo lleno de información sobre el tema.

Ahora bien, si tú tienes un anuncio en Facebook ¿Cuántos clics tiene que hacer tu audiencia para llegar a lo que tú quieres que vean? Si quieres que «lo vean todo», mejor que leas el siguiente punto.

2. No segmentar la información y a quién va dirigida

En Internet, no todo el mundo busca lo mismo, es por eso que no son efectivas las campañas que simplemente ponen una web genérica. El problema es que, como generalmente gastamos poco por Internet, no le damos demasiada importancia y lo hacemos «por probar».

¿Crees que empresas como Coca Cola gastarían millones de dólares en hacer anuncios «por probar»? Probablemente no, otra cosa es que una campaña les salga mal, pero generalmente lleva un plan detrás que se asegura de que esto no sea así, y por eso rara vez pasa. Ahora bien, analicemos un anuncio normal de una empresa multinacional:

En este anuncio de una compañía de seguros podrían decirte «ey, que hacemos todo tipo de seguros ¿Cuál quieres?» pero no lo hacen así, te están ofreciendo sólo el seguro de coche. Hay quien piensa que si al cliente no le interesa el seguro de coche pero de repente si uno de hogar, están perdiendo al cliente. No te preocupes, también tienen una campaña de hogar. Pero son campañas segmentadas.

Puedes probarlo, prueba a hacer una campaña genérica donde enlaces la portada de tu página y otra específica donde enlazas directamente el producto, luego me cuentas.

3. No ponerse en el lugar del usuario

Por ejemplo, cuando yo escribo contenidos, suelo generalmente hacerlos de la forma en que yo los encontraría más útiles, sin irme por las ramas y yendo directamente al grano. Los ordeno (como este, por ejemplo) en secciones, para que sea más fácil navegar por el artículo y encontrar la información, y muchas veces resalto cosas en negrita o las subrayo. Todo esto lo hago pensando en cómo me gustaría encontrar esta información si yo fuese el usuario.

Sin embargo, muchas veces cuando se arma una campaña de márketing por Internet (o por otros medios) el factor usuario muchas veces no se tiene en cuenta, y se centra en «vender» y ya está. Pero debes recordar que hay un proceso para que un usuario se convierta en cliente.

Del mismo modo que cuando entras a un bar, si no te gusta el ambiente te vas sin consumir nada, lo mismo pasa cuando el usuario entra a tu página, ya sea mediante una búsqueda o por un anuncio que has puesto.


Espero que te haya servido este artículo, si ha sido así, házmelo saber en los comentarios. Compártelo en tus redes sociales para que pueda serle útil también a más personas ¡Hasta pronto!