Diferencia entre publicidad CPM, CPC, CPA y CPL

Seguramente te ha pasado que tratas de monetizar tu blog o de anunciarte en uno y te encuentras con distintos tipos de publicidad con estos «nombres raros». En este artículo te voy a ayudar a entender como funciona.

Al igual que en la publicidad física, donde podemos optar por distintas opciones que van desde folletos o vallas publicitarias a anuncios en radio y televisión e incluso el buzoneo en Internet pasa algo parecido.

Los términos CPM, CPC y CPA hacen referencia a distintas maneras para medir los costes (y los beneficios para la plataforma que publica esta publicidad) de una campaña publicitaria on-line.

Para quien quiere anunciar sus distintos productos o servicios, conocer las distintas opciones puede permitirle invertir mejor su dinero. Mientras que para quien la publica (webs, blogs… etc) representará el modo en que recibirán ingresos por esos anuncios. Voy a hacer esta explicación pensando en ambas partes, pues se que entre la audiencia de este blog existen personas de ambos perfiles y lo justo es ayudarlos a todos.

CPM o «Coste Por Mil»

El CPM se define como el coste de «mil impresiones de un anuncio», es decir, lo que paga la empresa por cada 1000 veces que su anuncio aparece en la página. El anunciante propone el número de ocasiones en que quiere que su mensaje aparezca y en base a esto se establece un precio en función de lo que cobra ese sitio por cada mil.

Por ejemplo, si una página web tiene un precio de 10 euros por cada 1.000 impresiones y el anunciante solicita 100.000 impresiones, el coste de su campaña ascenderá a 1.000€, que es lo que va a ganar el sitio donde se publica la publicidad por poner ese anuncio. No lo confundas con una tarifa mensual fija, sin importar el número de impresiones, que es un sistema que usan también muchos blogs.

CPC o Coste Por Clic

Aquí no importa cuantas veces aparece el anuncio sino cuántas veces hacen clic en él.  El anunciante paga una cantidad que oscila entre unos pocos céntimos a unos cuantos euros, únicamente cuando el usuario hace clic. Sin clic, no hay pago, independientemente del número de impresiones.

El más reconocido sistema de CPC es el de Google Adwords. En Google Adwords los anunciantes deciden el precio que desean pagar por clic. Además pueden establecer múltiples parámetros para su campaña, desde el presupuesto máximo diario hasta los criterios bajo los cuales aparecerá el anuncio. Ahí se produce una especie de subasta donde el que más paga aparece mejor posicionado. Por eso es importante saber sacarle partido.

Por otro lado, las webs cuentan con el sistema de Google Adsense para poder publicar los anuncios de Google Adwords. Con esta herramienta se llevan un porcentaje del Pago Por Clic (PPC). La temática de la web es clave para sacarle dinero a esto, ya que hay nichos muy demandados. Otro de los modelos de CPC que está ganando mucho mercado es los anuncios de Facebook. Esto se debe a su eficiencia en coste y a la buena segmentación que permite.

CPA o Coste Por Acción

En el CPA (Coste Por Acción o Coste por Adquisición) va un paso más allá. Ya no importa cuántas veces hagan clic en el anuncio. Además tiene que llevarse a cabo una determinada acción como registrarse en la web del anunciante, realizar una compra, descargar algo… etc.

En este modelo el anunciante solo paga cuando se produce dicha acción. Las campañas de CPA suele tener un coste más elevado, muchas veces una comisión sobre la venta.

El Coste Por Acción es generalmente el empleado en Marketing de Afiliados. Sobre eso vale la pena hacer un artículo aparte más adelante.

CPL o Coste Por Lead

El CPL es una variante del CPA, y consiste en pasarle un «lead» o «prospecto» a un tercero. Imagina por ejemplo que tienes una web sobre mecánica, y tienes un formulario de contacto para captar gente interesada en reparar su vehículo. Sin embargo, en lugar de montar tu propio taller, te dedicas a «captar» esos posibles clientes para otros talleres de mecánica. Algo así sería el CPL, ya que te pagan por pasarles el contacto, independientemente de que acabe comprando o no.


¿Te interesaría que escribiese sobre esto? ¿Crees que es útil este artículo? ¿Tienes alguna duda? Házmelo saber el los comentarios para poder seguir ayudándote.