Tama: El márketing con gatos que salvó una compañía

En esta ocasión te traemos la historia de la gata Tama, que salvó a toda una compañía ferroviaria de la quiebra, como te explico en este otro artículo.

¿Quién fue Tama?

Tama (たま escrito en japonés) fue una gata calicó que vivió en japón entre 1999 y 2015, fue jefa de estación y directora de operaciones en la estación de Kishi en Kinokawa, Wakayama, Japón.

La situación antes de Tama

Y te preguntarás ¿Cómo una gata puede terminar por tener semejante cargo? Pues bien, todo empezó en Abril de 2006, la empresa Wakayama Electric Railway adquirió la línea de Nankai Electric Railway Co.

Para reducir costes, dejó la gran mayoría de estaciones sin personal y los trenes pasaron a ser llevados sin conductor. Ya la estación estuvo a punto de cerrar en 2004 por problemas financieros de la compañía, pero la presión de la gente consiguió mantenerla abierta.

Los responsables de estación fueron seleccionados entre los empleados de las empresas cercanas a cada estación, era algo informal, simplemente alguien que se ocupara de echar un ojo a la estación y asegurarse de que todo estaba bien. Para la estación Kishi, la operadora de la tienda de la estación, Toshiko Koyama, fue seleccionada como jefe de estación. La señora, que había adoptado a Tama y a otros gatos callejeros, les daba de comer en la estación.

Tama lo cambió todo

En Enero de 2007, los gerentes del ferrocarril decidieron nombrar oficialmente a Tama como jefa de estación. Como jefa de estación su deber principal era saludar a los pasajeros. El cargo incluía un sombrero de jefa de estación, y en lugar de un salario, el ferrocarril le ofrecía a Tama comida para gatos.

Esta decisión se propagó primero por todo el país, y finalmente incluso por todo el mundo gracias a que apareció en programas de televisión en cadenas europeas y americanas. El resultado fue un casi inmediato aumento del número de pasajeros que querían verla y hacerse fotos con esta curiosa jefa de estación.

Formas de generar ingresos con la gata

Además, se empezó a comercializar con merchandising, se decoraron los trenes con su imagen… Tal fue el éxito de la campaña, que según un estudio, el impacto económico de Tama en la economía local ha sido de más de 1.100 millones de yenes.

Gracias a un simple gato, y el enfoque de márketing adecuado, una estación de tren de una población de apenas unos miles de habitantes en la que apenas iba nadie y querían cerrar se convirtió en una de las más visitadas del país. La CNN la llamó «La gata de los 10 millones de dólares». Puedes ver el reportaje a continuación:

Además, se hicieron numerosos eventos relacionados con la gata, por ejemplo en el 2008 Tama fue ascendida a “Super jefa de estación” en acto oficial con la asistencia del presidente de la compañía y el alcalde, donde se le otorgó el título honorífico y lució el uniforme de gala de “caballero de Wakayama”,  otorgado por el gobernador.

En el 2009 se lanzaron el tren y el tranvía turísticos Tama (“Tama Densha”). El tren parte del andén 9 de la estación de Wakayama, y para cogerlo sólo hay que seguir las huellas de gato pintadas en el suelo. Hoy la compañía tiene ya tres trenes tematizados con la gata Tama: el tren de Tama, el tren de la fresa, y el tren de Juguete, dirigidos especialmente a niños.

En el 2010 se le otorgó un puesto ejecutivo de directora de operaciones en la compañía, en reconocimiento por la labor de atracción y reactivación de una línea que un día estuvo a punto de cerrar. Además este mismo año, la estación de Kisho fue renovada, y ahora el edificio tiene forma de gato, dispone de una cafetería tematizada alrededor de Tama, y una tienda de sourvenirs donde los visitantes pueden adquirir todo tipo de cosas relacionadas con la gata y su estación.

En la actualidad

En enero del 2012 fue presentada la “aprendiz” de Tama, la gata llamada “Nitama”, jefa de la estación de Idakiso en la misma línea ferroviaria, y futura sustituta de Tama en Kishi cuando ésta se retirase.

Tama murió el pasado mes de Junio de 2015, tras el funeral que se celebró, le colocaron un altar sintoista con dos estatuas de bronce. Además, se nombró a otra gata, Nitama (Tama II en japonés) como su sucesora.


Espero que te haya resultado interesante este artículo, déjame saber en los comentarios qué te ha parecido y compártelo en tus redes sociales para que otras personas puedan disfrutar de esta información.